Compartelo con Todos!

En el primer avión accidentado viajaban 4 personas mientras que los 20 restantes cayeron a 2.500 metros a los pies del monte Pilatus.

Un avión histórico con veinte pasajeros a bordo se estrelló este sábado en los Alpes suizos, cerca de la localidad alpina de Flims sin supervivientes. Se trata del peor accidente aéreo en Suiza desde el año 2001, informó hoy la Policía cantonal en una rueda de prensa.

Las autoridades han confirmado que el avión accidentado es el modelo Ju-52, una avioneta con capacidad para transportar a 17 pasajeros, además de dos pilotos. El avión se estrelló a 2.540 metros sobre el nivel del mar. El accidente del Junkers, construido en Alemania en 1939 y que se utilizaba para vuelos panorámicos sobre los Alpes suizos, se produjo el sábado cuando se estrelló “casi de manera vertical y a gran velocidad” contra el suelo en un área del Piz Segnas, cerca de la localidad de Flims, indicó el responsable de la investigación, Daniel Knecht.

El avión militar, apodado “Tía JU”, tenía 17 plazas para pasajeros, dos para los pilotos y uno para un tripulante. Había realizado un viaje turístico en el Ticino (sureste) y debía aterrizar sobre las 17.00 hora local (13.00 GMT) en el aeropuerto de Dúbendorf (Zúrich, norte).

Las víctimas, 11 hombres y 9 mujeres de edades comprendidas entre los 42 y los 84 años, procedían en su mayoría de Suiza -de los cantones de Zúrich, Thurgovia, Lucerna, Schwyz, Zug y Vaud-, mientras que un matrimonio y su hijo eran austríacos. Los familiares de todas las víctimas, salvo de una, fueron informados por las autoridades suizas. La central de la Policía cantonal fue informada del accidente sobre las 16.57 hora local (14.57 GMT), lo que activó un operativo importante en el que participaron cerca de cien personas, un dispositivo que continúa aún este domingo, precisó el responsable de la Policía de los Grisones Andreas Tobler.

Daniel Knecht descartó factores externos, como una colisión con otro avión previo al accidente o que se rompiera parcialmente la aeronave en el vuelo, pero los aparatos tan antiguos no cuentan con caja negra, lo que complica considerablemente la investigación.

El experto señaló que las altas temperaturas que experimenta Suiza actualmente, de entre 32 y 34 grados, pudieron influir en el funcionamiento de los motores del avión antiguo, pero quiso dejar claro que “el calor nunca es la única causa de un accidente”.

El consejero delegado y cofundador de la aerolínea JU-Air, Kurt Waldmeier, señaló en rueda de prensa que el día de ayer fue el “peor día en los 39 años de historia” de la compañía. Aseguró que no había constancia de problemas técnicos en el aparato siniestrado y precisó que los aviones de la aerolínea solo son pilotados por profesionales con una gran experiencia y que el último mantenimiento del JU52 tuvo lugar a finales de julio.

En el caso de este viaje, el primer piloto tenía 62 años, una experiencia de 30 años y solo en el JU52 contabilizaba 943 horas de vuelo, mientras que el segundo piloto tenía 63 años y una experiencia de vuelo similar. La azafata, de 66 años, tenía por su parte más de 40 años de experiencia profesional. De momento JU-Air ha suspendido sus operaciones y ha decidido dejar en tierra sus aviones hasta nuevo aviso. De hecho, fue precisamente la aerolínea la primera en dar detalles del incidente. “Tenemos la triste responsabilidad de anunciar que uno de nuestras aeronaves Ju-52 ha sufrido un accidente hoy”, comunicó ayer la aerolínea en su página web. “Por el momento, no disponemos de más información”, añadieron.

Por su parte, la Policía local comunicó a través de su perfil oficial en Twitter que cinco helicópteros, junto a una misión de rescate a gran escala se trasladaron al lugar del accidente, que ha tenido lugar en el oeste de la montaña Piz Segnas. El espacio aéreo encima del lugar el accidente, que se encuentra a 2.450 metros por encima del nivel del mar, ha sido clausurado por la Oficina Federal de Aviación Civil.

Es el segundo accidente aéreo este fin de semana en la zona después que una familia de cuatro integrantes perdiese la vida cuando la aeronave en la que viajaban se precipitó hacia el bosque. La familia viajaba en un avión ligero modelo Socata TB10 que cayó en Hergiswil, Nidwalden, al pie del monte Pilatus. Las autoridades tuvieron que enviar un helicóptero para extinguir el fuego resultante antes de que los socorristas pudieran llegar a la escena. El avión se incendió tras el choque en una zona arbolada y sus cuatro ocupantes, una familia, fallecieron en el acto.

No hay comentarios