Compartelo con Todos!

El ejército israelí confirmó que rescató a 800 miembros de la organización humanitaria “Cascos Blancos” y sus familias de la zona de guerra en el sur de Siria. Cientos de personas fueron transportadas a Jordania través de la frontera entre Israel y Siria.

Los refugiados serán trasladados a Canadá, Alemania y Reino Unido, confirmaron las autoridades jordanas.

“Siguiendo las instrucciones del gobierno israelí y los requerimientos de Estados Unidos y países europeos, las FDI completaron recientemente un esfuerzo humanitario para rescatar a miembros de la sociedad civil humanitaria y sus familias”, dijo el ejército en un comunicado.

“Los civiles fueron evacuados de la zona de guerra en el sur de Siria ante el riesgo inmediato al que estaban sometidas sus vidas de no hacerlo. El traslado de desplazados a través de Israel es un gesto humanitario excepcional. Los civiles fueron transportados a un país vecino. Israel sigue manteniendo una política de no intervención en el conflicto en Siria y considera al régimen sirio como responsable de todas las actividades en que tienen lugar en territorio sirio”, agregó.

Un portavoz de la cancillería jordana indicó que Jordania ha autorizado a la ONU organizar el paso de unos 800 civiles sirios de la organización de defensa civil cuyas vidas corrían peligro.

El reino aceptó una solicitud del Reino Unido, Alemania y Canadá para dar asilo temporario a los miembros de los Cascos Blancos en Jordania para su reasentamiento en esos países por motivos humanitarios, dijo el portavoz Mohammed al Kayed.

La ONG Cascos Blancos ha salvado a más de 100.000 desde el inicio de la guerra civil siria, según el Departamento de Estado de EE.UU.

Un informe del diario Alemán Bild afirma que la organización es financiada por el Reino Unido, los Países Bajos, Dinamarca, Alemania, Japón y Estados Unidos.

Assad y sus partidarios han acusado a la organización de ser utilizada por Israel y otros países occidentales con el fin de intervenir en los asuntos internos de Siria.

Muchos de los activistas de la organización han sido asesinados en los combates en Siria. Uno de los incidentes más conocidos ocurrió en 2016, cuando cinco de sus miembros fueron asesinados en un ataque ruso contra uno de sus centros en Alepo.

Mientras tanto, el ejército sirio continúa avanzando hacia la provincia suroeste de Quneitra, acercándose a los Altos del Golán israelíes.

El sábado, el ejército sirio y sus aliados capturaron aldeas adicionales en la provincia. Una fuente militar siria dijo a una agencia estatal de noticias que hay un “rápido colapso de los centros terroristas” en la zona.

Israel se preocupa por la presencia de Hezbolá e Irán en su frontera. El primer ministro Benjamín Netanyahu ha conversado con el presidente ruso Vladimir Putin para garantizar que las fuerzas sean retiradas del sur de Siria o, preferiblemente de todo el país.

Un comandante del ejército sirio dijo que los logros militares de Assad en la región obligan a Israel a aceptar el retorno de sus fuerzas a los Altos del Golán sirios.

“Los israelíes se han visto obligados a ceder”, dijo el comandante a Reuters, y estimó que la ocupación de Quneitra se completará en los próximos días.

No hay comentarios