Compartelo con Todos!

Setenta años después de la fundación de Israel, sería inteligente que Hamás reconociera que la existencia de Israel es una realidad permanente.

El asesor principal del presidente estadounidense Donald Trump, Jared Kushner, el principal negociador Jason Greenblatt y el embajador de Estados Unidos en Israel, David Friedman, pidieron a Hamás que detenga el terror, devuelva a los prisioneros israelíes a sus familias y, a cambio, reciban ayuda para mejorar la situación en la Franja de Gaza en una columna publicada por el Washington Post el jueves por la noche.

“Los donantes internacionales están en conflicto: ¿deben tratar de ayudar al pueblo directamente, con el riesgo cierto de enriquecer a los terroristas, o retener fondos a Hamás y ver sufrir a las personas a las que se supone que gobierna?”, el artículo explicó el dilema de proporcionar ayuda humanitaria al enclave costero, aclarando que en el pasado cualquier forma de ayuda había sido utilizada como arma en lugar de con fines civiles.

“Hasta que cambie el gobierno o Hamás reconozca el estado de Israel, respete los acuerdos diplomáticos previos y renuncie a la violencia, no hay una buena opción“, decía el artículo.

“Setenta años después de la fundación de Israel, sería sabio que Hamás reconociera que la existencia de Israel es una realidad permanente“, agregaba el artículo, argumentando que la existencia de Israel era un hecho aceptado en casi todo Medio Oriente.

Al ofrecer una solución, “si Hamás lo permitiera“, el equipo de altos funcionarios estadounidenses dejó en claro que “hay partes interesadas comprometidas con los recursos que están listas para comenzar a trabajar”.

“Si Hamás demuestra intenciones claras y pacíficas, no solo de palabra sino, lo que es más importante, de hecho, entonces todo tipo de nuevas oportunidades se hacen posibles. No hay razón para que los palestinos (tanto en Judea y Samaria/Cisjordania como en Gaza) no puedan disfrutar económicamente e integrarse satisfactoriamente en una próspera economía regional, si nos dejan ayudar“.

Kushner y Greenblatt encabezaron una delegación que visitó Israel en junio donde pudieron vislumbrar de primera mano la situación del conflicto.

La gira también los llevó a Jordania, Arabia Saudita, Egipto y Qatar, mientras que la Autoridad Palestina se negó a reunirse con el equipo, los boicoteó y los caracterizó como “portavoces de la ocupación israelí que intenta normalizar el apartheid israelí“.

El viaje de Kushner y Greenblatt a la región se produjo cuando la administración Trump estaba considerando si, cuándo y cómo desplegar un plan para un proceso de paz que los palestinos – porque los Estados Unidos deciden trasladar su capital a Jerusalén y reconocer la ciudad como la capital de Israel – ya habían rechazado

“Al final de un productivo viaje de seis días a la región recientemente, una realidad era dolorosamente clara: la pesadilla del liderazgo de Hamás continúa y prolonga innecesariamente el sufrimiento del pueblo palestino en Gaza“, escribió el trío diplomático sobre el viaje en el editorial del jueves, específicamente denunciando a la organización terrorista por el uso de cometas, cohetes, morteros y túneles terroristas para atacar a civiles israelíes.

“Durante demasiado tiempo, Gaza se ha tambaleado de una crisis a otra, sostenida por llamamientos de emergencia y caravanas de ayuda puntuales, sin tratar la causa raíz: el liderazgo de Hamás mantiene cautivos a los palestinos de Gaza“, concluyó el equipo.

“La paz brindará la oportunidad de romper este estancamiento, y la paz se logrará solo abrazando la realidad y descartando una ideología defectuosa“.

 

No hay comentarios