Compartelo con Todos!

Lo que sucedió hace 2,1 millones de años, 1,3 millones de años y 630.000 años está a punto de repetirse. Pero ellos aún no lo saben.

Guardabosques del Parque Nacional Grand Teton han cerrado temporalmente varias zonas de esta reserva natural en Wyoming tras descubrir varias fisuras en el terreno. Las alarmas han saltado porque el subsuelo de Gran Teton está conectado al vecino parque de Yellowstone y al supervolcán que duerme bajo él.

Es comprensible que miremos cualquier actividad geológica cercana a Yellowstone con cierto nerviosismo. Los hermosos parajes de Yellowstone florecen sobre una cámara de magma tan descomunal que su erupción destrozaría una zona enorme de Estados Unidos y provocaría un evento que cambiaría radicalmente el clima de todo el planeta. Por suerte eso solo ocurre cada ciento de miles de años.

El parque Grand Teton se asienta sobre parte de la colosal cámara de magma de Yellowstone, así que lo que pase allí puede entenderse como un síntoma general del supervolcán. Por fortuna, los geólogos han explicado que no hay absolutamente nada que temer. La aparición de grietas en rocas o en el propio terreno es solo parte de la actividad geológica normal de la región.

Si los guardias forestales han cerrado partes del parque es porque las grietas han aparecido en una pared de roca de treinta metros y no es cosa de que se desprenda una parte y le caiga encima a un visitante.

El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) monitoriza Yellowstone las 24 horas desde cientos de estaciones y es testigo de hasta qué punto el supervolcán puede ser activo incluso dormido. En febrero de este mismo año se produjo un enjambre de 200 pequeños seísmos. Cada año, Yellowstone experimenta entre 1.500 y 2.000 pequeños terremotos de entre 2 y 4 grados en la escala. Como dicen los geólogos del USGS: “Es lo que Yellowstone hace. Solo es Yellowstone siendo Yellowstone”.

No hay comentarios