Compartelo con Todos!

El calor más intenso se registra en áreas sin litoral como la prefectura de Gifu, donde la temperatura se elevó este martes a los 39.3 grados.

Catorce personas murieron y más de mil 500 han sido hospitalizadas hasta hoy por una ola de calor que afecta a gran parte de Japón con temperaturas por encima de los 39 grados centígrados.

La Agencia Meteorológica Japonesa (JMA) informó este martes que luego del largo fin de semana de tres días, más de mil 500 personas fueron hospitalizadas por afecciones relacionadas con el calor, mientras que seis perdieron la vida, elevando a 14 el total de víctimas.

Las últimas muertes ocurrieron en las prefecturas (provincias) de Toyama, Shizuoka, Tottori, Hiroshima, Oita y Kumamoto, en las que los termómetros registraron el fin de semana temperaturas de entre los 33.5 y 38 grados centígrados.

En cuanto a las hospitalizaciones, la ciudad de Osaka, la más grande de Japón, lideró la lista con 156 personas internadas por deshidratación y golpe de calor, seguida por Aichi con 125 y Chiba y Tokio, con una cifra similar de 102.

En la sureña ciudad de Shizuoka, un hombre de unos 90 años fue encontrado muerto fuera de su casa y uno de 86 años fue encontrado inconsciente cerca de su domicilio, según un reporte de la agencia de noticias Kyodo.

El calor más intenso se registra en áreas sin litoral como la prefectura de Gifu, donde la temperatura se elevó este martes a los 39.3 grados, la zona más caliente del país, mientras que en Tokio se registró un máximo de 34.0 grados.

En el oeste de Japón, que ha sido afectado por inundaciones en los últimos días, las temperaturas alcanzaron un máximo de 34.3 grados centígrados este mediodía, creando condiciones peligrosas para el personal militar y los voluntarios que participan en la remoción de lodo y escombros.

En la ciudad de Okayama, donde más de un millar de voluntarios ayudan a limpiar las casas inundadas y eliminar los escombros causados por lluvias torrenciales y aludes de lodo, al menos 48 personas fueron tratadas por enfermedades relacionadas con la ola calor.

“Hace mucho calor. Todo lo que podemos hacer es seguir bebiendo agua”, dijo un residente de Okayama, en declaraciones a la cadena de televisión pública NHK.

El año pasado, 48 personas murieron entre mayo y septiembre por el intenso calor, 31 de ellas tan sólo en julio, según datos de la Agencia de Manejo de Incendios y Desastres.

La Agencia Meteorológica Japonesa (JMA) prevé que la ola de calor actual continúe en gran parte del país al menos durante lo que resta de la semana, por lo que ha llamado a la población a extremar precauciones.

No hay comentarios