Compartelo con Todos!

Pekín “sigue con su programa de modernización de las armas nucleares, iniciado en la década de 1980”, y posee “más tipos y un mayor número” de estas armas que antes, estiman investigadores.

China posee alrededor de 280 cabezas nucleares y es probable que su número aumente en la próxima década. Así lo estiman Hans Kristensen, director del Proyecto de Información Nuclear de la Federación de Científicos Estadounidenses, y Robert Norris, investigador principal del mismo ente, en un artículo publicado en la revista Bulletin of the Atomic Scientists.

Pekín “sigue con su programa de modernización de las armas nucleares, que inició en la década de 1980, y posee más tipos y un mayor número de armas nucleares que antes”, constatan los investigadores.

Así, calculan que el arsenal nuclear de Pekín incluye aproximadamente 280 ojivas “que pueden ser entregadas por entre 120 y 130 misiles balísticos terrestres, 48 misiles balísticos basados en el mar y bombarderos”. Añaden que es probable que este arsenal “crezca más en la próxima década a medida que entren en funcionamiento misiles con capacidad nuclear adicionales”.

Además, en respuesta al despliegue de los sistemas de defensa antimisiles de EE.UU. en el Pacífico, Pekín “ha equipado con múltiples ojivas nucleares algunos (o todos) de sus misiles intercontinentales basados en silos “, señalan los autores del estudio, que consideran que el objetivo de este programa “es garantizar la penetración en las defensas de misiles de EE.UU.”.

Misiles balísticos basados en tierra

China continúa la modernización de su fuerza de misiles con capacidad nuclear basados en tierra. En concreto, los investigadores creen que el país asiático posee aproximadamente 120 misiles terrestres con capacidad nuclear, que pueden transportar 186 ojivas nucleares.

Submarinos y misiles balísticos basados en el mar
Actualmente, China opera una flota de cuatro submarinos de misiles balísticos de propulsión nuclear clase Jin, diseñados para transportar hasta 12 misiles JL-2 cada uno. Los JL-2 están equipados con una única cabeza explosiva, que supuestamente tiene un alcance de más de 7.000 kilómetros. “Eso sería suficiente para alcanzar Alaska, Guam, Hawái, Rusia y la India desde las aguas cercanas a China, pero, a menos que el submarino que porta el arma navegara significativamente hacia el este, no podría alcanzar la parte continental de EE.UU.”, explican los científicos.

Bombarderos

Por otro lado, Kristensen y Norris estiman que la reserva china incluye actualmente “un pequeño inventario, quizás hasta 20”, de bombas para aviones, pero subrayan que el papel estratégico de los bombardeos parece estar aumentando.

Funcionarios chinos anunciaron en 2016 que su país está desarrollando un nuevo bombardero de largo alcance que podría comenzar a operar a mediados o finales de los años 2020 y que, según expertos estadounidenses, tendría una misión nuclear. De ser así, China habría desarrollado una ‘tríada’ de sistemas de entrega nuclear similar a la de EE.UU. y Rusia, aunque más reducida.

Misiles de crucero

De vez en cuando, publicaciones militares estadounidenses afirman “de manera algo ambivalente” que uno o más de los misiles de crucero de China podrían tener capacidad nuclear. Sin embargo, si bien Pekín podría haber desarrollado diseños de ojivas para uso potencial en misiles de crucero, estas declaraciones contradictorias “deberían evaluarse con precaución”, concluyen los autores del estudio.

No hay comentarios