Compartelo con Todos!

A finales de este mes podremos ver un largo eclipse que teñirá el satélite de color rojo.

Da igual cuántos veamos. Y si son de Sol o de Luna. Los eclipses nos siguen fascinando. La coreografía de los astros vista desde nuestra perspectiva diminuta. El próximo 27 de julio tendremos una nueva oportunidad de verlo con el eclipse de Luna más largo del siglo.

Luna de sangre

Largo de verdad. En esta ocasión el suceso astronómico durará unas cuatro horas. La fase total durará prácticamente dos horas, en las que el satélite adquirirá un tono rojizo, configurando la conocida como “Luna de Sangre”. Esto es debido a que la Luna queda oculta por la sombra de la Tierra, que se interpone en la dirección del Sol.

Pero nuestro planeta no puede ocultar todos los rayos solares. Los rayos que traspasan nuestra atmósfera y acaban reflejando la cara visible del satélite se ven afectados por el aire terrestre que hace que se disperse más luz de longitudes de onda corta, como el azul y el verde. Las longitudes de onda más largas, como el rojo, son las que llegan a la Luna, dándole ese color.

La sombra terrestre

El eclipse será visible desde casi toda Europa, África, Oriente Medio y algunas naciones de Asia central. También podrá ser visto parcialmente en América del Sur al inicio y en Australia en los momentos finales.

Lo bueno de los eclipses lunares es que no son tan peligrosos para los observadores como los de Sol. A simple vista, sin necesidad de emplear ningún medio que amortigüe la luminosidad, puede admirarse este espectáculo único.

La larga duración se debe a la posición de la Luna según pasa por el área de penumbra que la Tierra compone con el Sol. La Tierra dibuja una sombra con forma de cono, de manera que cuando la Luna pasa por la zona más cercana al centro de este cono, el eclipse es de mayor duración.

No hay comentarios