Compartelo con Todos!

Los adolescentes, miembros de un equipo de fútbol, quedaron atrapados por las intensas lluvias.

Tailandia está en vilo desde hace tres días por la desaparición de un grupo de adolescentes de entre 11 y 16 años en una de las atracciones turísticas de este país asiático, la cueva Tham Luang Nang Non. El viceprimer ministro tailandés, Prawit Wongsuwon, ha dicho que los equipos de búsqueda confían en que los 12 menores, que forman parte de un equipo de fútbol, y su entrenador, de 25 años, aún estén vivos.

Submarinistas del Ejército tailandés han sondeado el fondo de la cueva, donde el agua alcanzó en algunos partes hasta cinco metros de altura debido a las fuertes lluvias del monzón de los últimos días. Según el Bangkok Post, los visitantes deben cruzar un pequeño arroyo para entrar en la cueva, lo que la hace inaccesible si sube la corriente. Los rescatistas siguen buscando pese a las inclemencias del tiempo porque han visto huellas recientes, lo que aumentaba las esperanzas de vida del grupo.

“A pesar de que pueden no tener nada para comer, deberían tener agua para beber”, agregó el viceprimer ministro. La cueva Tham Luang Nang Non es una atracción turística de seis kilómetros de largo bajo tierra y está cerca de la frontera con Myanmar. Se cree que los niños y su entrenador están en una cámara de la extensa red de cuevas. Equipos médicos esperan a la entrada del lugar, al que han llegado buzos de la Armada para acceder a las cavernas más profundas. Hasta ahora, la única señal de los niños desaparecidos son las bicicletas que dejaron con candado a la entrada de la cueva.

Desde el pasado sábado, los parientes de los menores han acampado en la zona a la espera de noticias. “Hijo mío, vine a buscarte”, dijo uno de los padres en una de las ceremonias de oración que han celebrado, informa la agencia AFP. Entre los presentes, está uno de los compañeros de los jóvenes, un niño de 15 años que no fue con ellos de viaje. “No puedo concentrarme en la escuela sabiendo que están allí”, ha dicho a los medios locales.

La cueva Tham Luang no es muy frecuentada por los turistas extranjeros ya que está situada en un lugar alejado, pero atrae a los lugareños que veneran una pequeña estatua de Buda que hay dentro. Los chaparrones caen regularmente en Tailandia durante la época del monzón, entre mayo y octubre, provocando generalmente inundaciones y deslizamientos de terreno.

En 2007 seis turistas y sus dos guías tailandeses murieron al verse atrapados por una repentina inundación en una cueva del parque nacional Khao Sok, en el sur de Tailandia.

 

No hay comentarios