Compartelo con Todos!

Diversa organizaciones cristianas evangélicas elogiaron con alegría al presidente Donald Trump por reconocer a Jerusalén como la capital eterna de Israel, una promesa de campaña que ha cumplido y que motivó a la gran mayoría de evangélicos pro Israel a votar por él.

Las organizaciones, como la Embajada Cristiana Internacional (ECI), Proclamando Justicia a las Naciones PJN), y el enviado especial de la ONU al Consejo Mundial de Iglesias Cristianas Independientes, estuvieron entre las muchas organizaciones que publicaron comunicados felicitando a Trump y celebrando el reconocimiento de Jerusalén como capital del Estado de Israel.

“Nos sentimos muy felices por la valiente decisión histórica de los Estados Unidos de reconocer finalmente a Jerusalén como la capital de Israel”, dijo Jürgen Bühler, presidente del ICE.

“Este es un paso esperado hace muchos años que va al centro de la histórica identidad nacional del pueblo judío”.

Bühler continuó: “Jerusalén tiene un gran significado histórico y religioso para miles de millones de personas de fe en todo el mundo, y como cristianos tenemos que reconocer que todo comenzó con el pueblo judío y su profundo apego espiritual a esta ciudad”.

La presidenta de PJN, Laurie Cardoza Moore, elogió la decisión del presidente Trump como una de las “iniciativas bíblico históricas”.

El apoyo cristiano a Israel tiene fundamentos profundamente bíblicos, pues la Biblia proclama que los que bendicen a Israel serán bendecidos a su vez, y por lo tanto el trabajo de despertar la voluntad de Dios no se limita al pueblo judío.

“Al igual que muchos judíos en Israel y en todo el mundo, los cristianos reconocen la conexión bíblica de los judíos a través del establecimiento de Jerusalén por el rey David como la capital del antiguo Israel y la ubicación tanto del primer como del segundo templo”, dijo Moore.

El cristianismo, como el judaísmo, cree que un día el Mesías se sentará en el trono de David en Jerusalén. Como tal, en los últimos años, los cristianos evangélicos, incluidos los consejeros cristianos conservadores del presidente, que regularmente abogaron por la medida en las reuniones de la Casa Blanca, lo que ha llevado un empuje intenso que ayudó a establecer el escenario para la decisión histórica de Trump de mover la embajada a Jerusalén.

No hay comentarios