Compartelo con Todos!

A los 99 años, Billy Graham continúa ejerciendo su ministerio desde su casa, al responder preguntas de lectores de su columna en el sitio de la Asociación Evangelística que lleva su nombre, o de periódicos norteamericanos que comparten los textos del evangelista.

Recientemente, un lector se preguntó sobre las visiones del cielo: “Mi tío dice que mi tía tenía una vista del cielo antes de morir. ¿Cómo lo sabe? Tal vez ella sólo tenía una alucinación. Admito que soy un poco escéptico, aunque mi tía fuera una persona muy espiritual que leía la Biblia todos los días “, dijo el lector.

A partir de ese comentario, Billy Graham afirmó que, aun siendo inusual, Dios puede privilegiar a algunos de sus siervos con un vislumbre del cielo, y citó el caso de Esteban, el primer mártir cristiano.

“A medida que las piedras tiradas por sus enemigos caían sobre él, Esteban miró hacia el cielo y vio la gloria de Dios y Jesús de pie a la derecha de Dios “(Hechos 7:55), respondió Billy Graham, dispensando los argumentos de quien afirma que eso es resultado de alucinaciones o reacciones químicas en el sistema nervioso.

“Estoy convencido de que, en cambio, son realmente un vislumbre de Dios en la eternidad”, declaró Graham. “Por esto, Dios está recordando a los presentes que la eternidad es real, y Cristo está esperando para recibirnos en el cielo”, continuó, según el portal de  Heraldo del Evangelio .

“Sólo Cristo es nuestra esperanza, porque a través de Su muerte en la cruz Él pagó el precio por nuestros pecados, y por Su resurrección desde los muertos Él conquistó la muerte, el infierno y satanás”, agregó.

Al final, Billy Graham advirtió que hay que vigilar para no caer en trampas de satanás, como historias de visiones de “túneles de luz” y otras experiencias: “A veces Satanás intenta imitar la obra de Dios, engañando a las personas y haciéndolas pensar que no necesitan entregarse a Cristo para ser salvos. Recuerde: Satanás es un mentiroso, es el “padre de la mentira” (Juan 8:44) “, concluyó.

Fuente Gospel

No hay comentarios