Compartelo con Todos!

La segunda temporada de los dibujos animados de 1970,  F es para la familia, fue lanzado el 30 de mayo en Netflix y aunque tuvo sus momentos divertidos y nostálgicos recuerdos,también tenía un montón de momentos terriblemente ofensivos para los cristianos .




Creado por Michael Price de ( Los Simpson ) y el comediante Bill Burr y producido por actores Vince Vaughn y Peter Billingsley, la serie se centra alrededor de la familia Murphy animada. El tabaquismo, las drogas, el sexismo, el racismo, el sexo y la maldición están fuera de control, los cinturones de seguridad son opcionales y la ira, la disfunción familiar y  padres que discuten en el borde del divorcio reinan en toda la serie.

Durante todo el show el cristianismo sufre golpes violentes que son introducidos a manera de chistes, la fe es atacada por los personajes del programa.

Es un objetivo popular en la sociedad actual, sin embargo, y una víctima común de la marca de Hollywood es el humor irreverente, una linea que Hollywood ya ha cruzado.

Durante un tiempo, parecía que los  escritores FIFF  podrían finalmente haber despedido la blasfemia para siempre. Pero lo que se muestra en el primer episodio no podía acercarse a la comparación con el delito vil que se coló por detrás del Episodio Seis, acertadamente titulado, “esto no es bueno.”




En el episodio uno de los personajes llamada Más Sue (madre y esposa) convence a Frank (su esposo) para asistir a una una reunión religiosa para rescatar su matrimonio y allí se encuentran con parejas homosexuales que también reciben la “ayuda de Dios” a traves de la charla de un pastor homosexual.

Nueve episodios en total cruzan la línea en la orientación de la fe, burlándose de la bondad y la naturaleza de perdón de los cristianos lque para los escritores son un blanco fácil.

DAWN SLUSHER del portal de noticias NEWSBUSTERS Desafió a los escritores a tomar los elementos más sagrados de cualquier otra religión y  burlarse de la manera que lo hacen con el cristianismo.

“Personas que menosprecian nuestras creencias y nuestro Dios con chistes, personas de mente estrecha y viles, con graves deficiencias en su mundo distópico donde el cristianismo está tan degradada que casi nadie lo respeta. Aún les amamos y perdonamos. Porque eso es lo que el cristianismo es”.

No hay comentarios