Compartelo con Todos!

El gobierno de la provincia de Ontario, en Canadá, ha aprobado un proyecto de ley que muchos grupos pro-familia han calificado como “totalitario”.

Los defensores de la familia bíblica advierten que el proyecto de ley 89 aumenta el poder del Estado hasta tal punto que podrían incluso apoderarse de los niños cuyas familias se oponen de manera más radical a la agenda del lobby LGBTI y a la ideología de género.

LifeSiteNews.com informa que las agencias gubernamentales podrán prohibir a las parejas que no estén de acuerdo con la agenda LGBTI, de criar o adoptar a los niños.




El proyecto de ley, también conocido como Ley de Apoyo a la Infancia, los Jóvenes y las Familias de 2017, deroga y sustituye a la anterior, llamada Ley de Servicios a la Infancia y la Familia que regulaba los servicios de protección de la infancia, la adopción y de cuidados para la crianza.

En esta última versión de la ley se añaden la “identidad de género” y la “expresión de género” como factores a tener en cuenta “en aras al mejor interés del niño”.

El proyecto de ley ignora por completo la religión y la fe de los padres y exige que los servicios de protección infantil consideren solamente el “credo” o la “religión” del niño cuando evalúen los mejores intereses del niño.

“Con la aprobación de la Ley 89 hemos entrado en una era de poder totalitario por parte del Estado como nunca vimos antes en la historia de Canadá,” afirma Jack Fonseca, estratega político de alto nivel de Campaign Life Coalition (Campaña de la Coalición Vida).

“No se equivoquen, el Proyecto de ley 89 es una grave amenaza para los cristianos y para todas las personas de fe que tienen hijos o que mantienen la esperanza de acrecentar su familia mediante la adopción”.

Life Site informa que el ministro de Servicios para Niños y Familias, Michael Coteau, comentó que si se le dice a un niño que cambie de ser transgénero, eso debe ser considerado abuso infantil.




“Yo consideraría una forma de abuso cuando un niño se identifica con un género y un padre le dice que no, que tiene que hacerlo de una manera diferente”, declaró a la prensa.

“Por lo tanto, si hablamos de un abuso, y si está dentro de la ley, se puede retirar la custodia a esos padres del niño y situarlo bajo la protección del estado”.

Jack Fonseca, activista pro-vida y director de proyectos de la Campaña de la Coalición Vida, dice que la policía ahora podrá derribar su puerta si no se permite que su hijo sea homosexual o transgénero.

Las agencias de Ayuda a la Infancia también ahora tienen “un tipo de poder policial para derribar su puerta, y agarrar a sus hijos biológicos si usted se opone a la ideología LGBT y a la teoría fraudulenta de la ‘identidad de género’, si, por ejemplo, su hijo puede sentirse atraído por alguien de su mismo sexo o confundido acerca de su ‘género’”, dijo Fonseca.

Fonseca dice que se enteró de varias parejas que fueron rechazadas para adoptar niños debido a sus creencias religiosas acerca de la tradición y la sexualidad.

Él sostiene que la falta de liderazgo de los cristianos está destruyendo el país.

“La falta de liderazgo espiritual nos está matando. Cada vez que los liberales, ya sean federales o provinciales, lanzan promoción LGBT para quitarnos nuestros derechos, o para demonizarnos como fanáticos, no escuchamos nada más que el silencio de la Iglesia. Esto tiene que parar”.

Por su parte, el evangelista Franklin Graham escribió en su cuenta en Facebook: “Esta ley no está respaldada por la ciencia, las Escrituras, la lógica, la investigación, la experiencia o el sentido común. ¡Esto es totalitario y opresivo! Espero que las iglesias y los cristianos que creen en la Biblia en todo Canadá se opongan a esta ley perversa que ha sido empujada por los progresistas y la comunidad LGBT. ¡Este es otro ejemplo de por qué votar a nivel local, provincial y nacional es tan importante! Y Estados Unidos debería estar en guardia contra leyes como esta que están siendo empujadas aquí mismo en nuestro propio patio trasero”.

No hay comentarios