Compartelo con Todos!

En un hotel católico cercano a Verona, un anciano relató ante una cámara oculta sus “chistes” sexuales con menores. La confirmación del envío a Argentina de curas denunciados y el silencio del papa Francisco.




“Abusábamos de los niños sordos. Éramos al menos diez”. El escalofriante testimonio de un sacerdote, pone al descubierto los aberrantes abusos acaecidos en el Instituto Próvolo de Verona.

Sacha Biazzo, periodista de la web Fanpage logró infiltrarse en el hospital donde está internado el padre Eligio Piccoli haciéndose pasar por un ex alumno del instituto, y consiguió que el religioso diera escabrosos detalles de cómo eran los abusos a los que él y otros curas sometían a los internos.




Las pruebas fueron un refuerzo a las denuncias de las víctimas en la causa que investiga la justicia italiana y podrían tener repercusiones en los casos de Argentina.

La entrevista fue realizada en la localidad de Negrar, cerca de Verona, en un edificio que alberga entre otros sacerdotes al ex cura del Próvolo, Eligio Piccoli, uno de los 24 acusados en la causa que investiga 67 abusos sexuales a menores de edad dentro de la institución religiosa, entre las décadas de 1960 y 1980.

El diálogo entre ambos revela, con toda crudeza,la realidad de los abusos, y la “solución” que se buscaba cuando eran descubiertos: su traslado a Argentina, en cuyo instituto también se dieron casos de pederastia, que están siendo investigados por las autoridades.

No hay comentarios