Compartelo con Todos!
INDIAN OCEAN - MARCH 15: (EDITORS NOTE: Image has been reviewed by U.S. Military prior to transmission.) In this handout image provided by the U.S. Navy, the Nimitz-class aircraft carrier USS Carl Vinson (CVN 70) March 15, 2009 in the Indian Ocean. Carl Vinson is underway following a four-year refueling and complex overhaul to take part in Southern Seas 2010. After completing Southern Seas, Carl Vinson will change homeport from Norfolk, Va. to San Diego, Calif. (Photo by Petty Officer 2nd Class Dusty Howell/U.S. Navy via Getty Images)

Corea del Norte tacha la intervención de EEUU en Siria de “acto imperdonable de agresión contra un estado soberano” y defiende su desarrollo nuclear como “la decisión correcta”. Trump responde con una demostración de fuerza.

El ataque con misiles de posiciones sirias por parte del ejercito estadounidense sigue generando respuestas. Tras las declaraciones de condena y los movimientos tácticos rusos en lo que se refiere a su relación con EEUU sobre el terreno sirio, llega la denuncia de Corea del Norte.




La acción estadounidense representa un “acto imperdonable de agresión contra un estado soberano”, según Pyongyang. Así se afirma en un comunicado del Ministerio de Exteriores recogido por la agencia de noticias norcoreana KCNA.

La respuesta es previsible. No solo porque el régimen norcoreano considera a Siria un aliado cercano. También por el contexto en el que se produjo el ataque.

Mientras los misiles tomahawk volaban hacia la base militar de al-Shayrat, Trump recibía la visita del presidente chino, Xi Jinping. Y uno de los asuntos protagonistas de ese encuentro era Corea del Norte. Trump quiere persuadir al Gobierno de Pekín para que interceda ante el régimen de Pyongyang y convenza a Kim Jong-un de la conveniencia de frenar sus ambiciones nucleares.

Algunos analistas intrepretan que el ataque en Siria llevaba implícito un mensaje para Corea del Norte: EEUU no tiene miedo de ejercitar la opción militar.

Si China no colabora, Trump se ve legitimado a actuar de forma unilateral. Lo dijo el presidente hace unos días en una entrevista con el Financial Times, y lo ha sugerido de nuevo Rex Tillerson tras la reunión con el presidente chino en Florida.
“Trump le ha comunicado a Xi que será bien recibida cualquier idea que China pueda tener sobre otras acciones que podríamos adoptar y que estaríamos felices de trabajar con ellos”, ha dicho el secretario de Estado. “Pero a la vez entendemos que eso les crea problemas y retos singulares. Estaríamos, estamos dispuestos a trazar nuestro propio camino si es algo que China es incapaz de hacer”.




Estamos dispuestos a trazar nuestro propio camino para resolver la amenaza norcoreana si es algo que China es incapaz de hacer (Rex Tillerson, secretario de Estado de EEUU)
De momento, el efecto conseguido es el contrario: para el régimen norcoreano, la intervención estadounidense en Siria “prueba que nuestra decisión de fortalecer nuestro poder militar para responder a la fuerza con la fuerza fue la correcta, una y un millón de veces”.

Corea del Norte cree que Estados Unidos puede lanzar un ataque similar al realizado en Siria contra su territorio. Para Kim Jong-un, el desarrollo de armamento nuclear es una garantía disuasoria, el seguro de supervivencia de su régimen.

“El ataque en Siria nos recuerda que es absolutamente peligroso hacerse ilusiones sobre el imperialismo y que solo nuestro poder militar puede protegernos de la agresión imperialista”, reza el comunicado del Ministerio de Exteriores difundido por la agencia KCNA.

 

Demostración de fuerza contra demostración de fuerza

El pasado miércoles, en vísperas de la primera reunión cara a cara entre Trump y Xi, Corea del Norte lanzó un nuevo cohete de alcance intermedio sobre el mar de Japón. En su discurso de Año Nuevo, Kim Jong-un ya avisó de que el país se estaba preparando para el lanzamiento de un misil balístico intercontinental (ICBM) antes de que acabara el año. Con ese tipo de misiles, Corea podría alcanzar territorio continental estadounidense.

La respuesta de la administración Trump a esas nuevas provocaciones acaba de tomar la forma de una demostración de fuerza militar.

 

EEUU ha ordenado el despliegue de un portaviones, dos destructures y un crucero equipados con misiles guiados frente a la peníncula de Corea
EEUU ha ordenado el despliegue de un grupo naval de ataque liderado por el portaviones USS Carl Vinson frente a la península de Corea. Esta vez no existe la coartada de las maniobras militares conjuntas que suelen realizar EEUU y Corea del Sur una vez al año. Esas maniobras ya tuvieron lugar en marzo.

“El comando del Pacífico ordenó al grupo aeronaval del portaviones USS Carl Vinson movilizarse como medida prudencial para mantener su disposición y presencia en el Pacífico”, explicó el portavoz Dave Benham a la agencia AFP. “La principal amenaza en la región sigue siendo Corea del Norte debido a su temerario, irresponsable y desestabilizador programa de pruebas de misiles y su ambición nuclear”.

Según ha declarado Rex Tillerson en una entrevista para CBS emitida esta mañana, China estaría de acuerdo con la administración Trump en que “se deben tomar medidas” en relación a Corea del Norte.

Junto al citado portaviones —con capacidad para alojar a casi 6000 militares y unas 90 aeronaves—, el grupo aeronaval que viaja hacia en dirección a la península de Corea está compuesto por dos destructores y un crucero equipados con misiles guiados, además de otros barcos de escolta y aprovisionamiento.

El régimen de Pyongyang advirtió en marzo de que llevaría a cabo “bombardeos despiadados” si la flota estadounidense viola su soberanía.

No hay comentarios