Compartelo con Todos!

La declaración continúa en el histórico juicio de blasfemia, del gobernador cristiano de Indonesia. No solo está en riesgo su futuro político, sino la libertad y el destino de la democracia de esta nación.

El gobernador de Yakarta, Basuki Tjahaja Purnama, mejor conocido como “Ahok”, saludó a los espectadores antes de que ordenaran a los medios salir de la corte, para proteger a los testigos de una publicidad negativa.

Ahok es juzgado por blasfemia, después de que supuestamente dijo que los votantes eran engañados por sus oponentes al decir que el Corán prohíbe que los musulmanes tengan un líder no musulmán.




Ahok se convirtió en gobernador después que su antecesor Joko Widodo fue electo presidente en 2014.

Esta es la segunda vez que un cristiano, de orígenes chinos, ha sido gobernador de la capital del país musulmán más grande del mundo. Los políticos de línea dura consideran el puesto de Ahok inaceptable.

Conocido por su trabajo limpio y efectivo, Ahok estaba listo a ganar por sus propios méritos. Ahora su candidatura está en riesgo.

El analista, Boni Hargens, dice que la demanda de blasfemia tiene motivos políticos.

“Ahok es uno de los mejores candidatos, según las encuestas y sus competidores no ven cómo atacarlo. Él es chino, es cristiano y usan esto para tratar de evitar que Ahok sea reelegido en las próximas elecciones. Creo que es muy dañino para la democracia y para toda la comunidad”, indica Hargens.




Detrás mío están los musulmanes de línea dura, quienes protestan contra Ahok. Exigen el arresto y encarcelamiento del gobernador. Aquí hay cientos de policías que mantienen la paz y el orden, por si ocurriera un pleito entre ellos y quienes apoyan a Ahok, y claman por un veredicto justo para el gobernador.

La hermana de Ahok, Fifi Leity Indra, dirige el equipo de abogados. Dice que ningún testigo que ha hablado contra Ahok escuchó lo que dijo realmente en su discurso de campaña.

“Todos ellos dicen que no le oyeron ni lo vieron directamente. No tuvieron una experiencia de primera mano”, precisa Fifi.




Fifi dice que sus palabras fueron cambiadas.

“Él dijo: No me escojan si creen en su religión, no escojan al líder no musulmán, no me escojan, está bien…”, comenta Fifi.

Ella dice que su hermano está fortalecido en medio de su juicio…

“Él sabe que puede recibir persecución por sus creencias. También cree que Dios va a usar esto como una vitrina para hacer que las personas tengan una fe más fuerte y que Dios está en control de todo”, dice Fifi.

Se espera que el juicio de blasfemia siga después de las elecciones gubernamentales, el mes próximo de febrero.

FUENTE: Mundocristiano

No hay comentarios