Compartelo con Todos!




Miles de cristianos huyeron de Siria desde el comienzo de la guerra que devasta el país. Presionado por el avance de los jihadistas del estado islámico, después de más de 4 años de conflicto, la comunidad cristiana en el país es una fracción comparada con que había antes.

María de Guadalupe, misionera argentina, vivió 18 años en el Medio Orienten y está desde el 2011 en Siria. Ella tenía la oportunidad de salir del país cuando la guerra comenzó, pero decidió quedarse. En Alepo, han pasado 5 años en los que han sido testigos del drama de la persecución cristiana, en manos de los extremistas.

Recientemente, en un viaje a Chile, la misionera dio una cuenta detallada de la situación que queda en la región. Los cristianos que permanecen en Siria y en Irak “están dispuestos a dar sus vidas, aunque les corten sus cabezas – para ser testigos de Jesucristo,” él dijo.

La misionera, afirma que los cristianos perseguidos, mantienen “alegría, esperanza y paz.” Dice creer “que Dios les ha dado como regalo a cambio de su generosidad, la fortaleza para mantener el testimonio hasta las últimas consecuencias.”





Ella viene pidiendo a que los cristianos de todo el mundo, que sigan recordando a los perseguidos en sus oraciones. Son “mártires de nuestros tiempos, dispuestos a todo, incluso su posesión más preciosa que es la vida misma,” resumió la religiosa. Aclara que no importa la confesión, los miembros de todas las ramas del cristianismo están Unidos y se ayudan unos a otros.

Su deseo es que su situación sea más conocida, porque necesitan todo el apoyo posible. Ella ha hablado en las Naciones Unidas sobre el asunto, pero no ha habido ninguna expresión de apoyo.

A pesar de que Occidente hace la vista gorda, María cree que la entrada de Rusia en el conflicto, dando apoyo al ejército nacional sirio, se vislumbra algunos acontecimientos positivos. “Por primera vez en unos años, vemos el retroceso del estado islámico y la recuperación de algunas ciudades”.

Por otra parte, la misionera reconoce que a medida en que los terroristas pierden terreno, los yihadistas suelen volver su ira contra los cristianos. Ella se queja de los medios de comunicación internacionales. “No están difundiendo las noticias y esto no es una casualidad,” dice.




A su entender, “todo lo relacionado con la persecución de los cristianos es muy oculto”. La solución sería que los cristianos occidentales busquen aprender por otros medios y revelar al mundo lo que realmente ocurre en Siria. Termina haciendo un llamamiento “A los cristianos en Occidente pueden unirse a esta causa. Los cristianos perseguidos en Siria y el Iraq dependen de las oraciones del resto del mundo”.

Traducido y Adaptado por Noticias del Fin de Gospel Prime.

No hay comentarios