Compartelo con Todos!

Dos mujeres serán la primera pareja homosexual en contraer matrimonio igualitario por el rito judío en Latinoamérica, en una ceremonia “abierta” e “inclusiva” que tendrá lugar este mes en Argentina y que oficiará una rabina, según explicaron los implicados en organizar el enlace.

Romina Charur y Vicky Escobar se conocieron hace siete años y hace cinco se casaron por la vía civil, pero la pareja -que prefiere no revelar la fecha exacta de la ceremonia- dará próximamente un “paso muy importante” que busca trascender lo privado para ser un símbolo de la lucha por el reconocimiento de los derechos del colectivo homosexual judío, dijo Charur.

“Estamos muy emocionadas, muy felices, también porque está teniendo una repercusión muy importante. Lo que hablamos todo el tiempo con mi pareja es que esto es importante no solo por el casamiento en sí mismo sino para que esto anime a otras parejas”, contó Charur.

Si bien en Estados Unidos hay varios casos de matrimonio entre parejas del mismo sexo bajo el rito judío, estas argentinas serán pioneras en Latinoamérca, donde aún hoy “es muy difícil que el judío se pueda mostrar dentro de la comunidad como judío y como gay”, detalló la coprotagonista del enlace.

“Es muy importante poder casarnos bajo este ritual porque somos parte de la comunidad”, recalcó.

Cuando iniciaron su relación, Charur era judía y Escobar provenía de una familia católica no practicante.

La relación de ambas estuvo marcada por un acercamiento al judaísmo a través de la comunidad NCI-Emanu El (que forma parte de la Fundación Judaica), un camino que finalmente llevó a Escobar a convertirse a ese credo.

Por ello, ambas apostaron por pedir que la comunidad, que forma parte de la Fundación Judaica, aprobara el matrimonio igualitario.

Lo consiguieron. NCI-Emanu El aprobó la celebración de la ceremonia “por unanimidad” y con “mucha alegría y orgullo”, según reveló su director ejecutivo, Edy Huberman.

 

“Una sociedad que quiere ser democrática y pluralista tiene que garantizar los derechos y, entre ellos, los religiosos”, señaló, antes de admitir que espera que “otras comunidades (judías) se sumen” a oficiar matrimonios igualitarios.

Bajo su punto de vista, se trata de una ceremonia “abierta e inclusiva”, posible porque la comunidad NCI-Emanu El quiere que todos sus miembros “se sientan bienvenidos”.

También apoya el evento la asociación Judíos Argentinos Gays (JAG), un movimiento conservador reformista del judaísmo que acepta a rabinos y rabinas homosexuales y el matrimonio entre personas del mismo sexo, según estableció en 2006 el Committee on Jewish Law and Standards, aunque la decisión final depende de cada comunidad particular.

“Esta decisión marca un hito en el camino del reconocimiento igualitario de los derechos religiosos y NCI-Emanu El es la primera comunidad de Latinoamérica en dar este paso tan importante”, recalcó la asociación.

Desde JAG celebraron este “hecho fundacional en la vida comunitaria” judía y expresaron su deseo de que la postura adoptada por NCI-Emanu El sea “imitada”

“Es otro gran paso en el reconocimiento pleno de todos los derechos religiosos para el conjunto de los miembros de la comunidad”, subrayó JAG.

Para las protagonistas, la iniciativa ha sido recibida “con muchas palabras de ánimo” y no han recibido “personalmente” quejas o ataques, aunque “por supuesto” hay muchos sectores del judaísmo que se oponen al enlace, como la rama ortodoxa.


Por ello, Charur invitó a todos aquellos creyentes homosexuales a que “si son miembros de una comunidad o si les interesa practicar la religión y la fe” no tengan miedo de que vayan a “prejuciarlos” o “marginarlos” y que se muestren “como son”. EFE

No hay comentarios