Compartelo con Todos!

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) ha advertido de que la humanidad afronta un cambio climático que se traducirá progresivamente en más calor y, según las zonas, más sequía o lluvias.

En un comunicado con motivo del Día Meteorológico Mundial, que se celebra este 23 de marzo, la OMM pretende sensibilizar sobre un calentamiento global en curso, y cita numerosos hitos meteorológicos de 2015, el año más caluroso del que se tienen registros, que lo avalan en todo el mundo.

Así, en 2015, las olas de calor afectaron a numerosas regiones del mundo y muchos récords de calor se vieron destronados. En España, el muevo récord de Temperatura, de 46,2 ° C en Valencia y Lanzarote en mayo, fue 6 grados más alto que el anterior récord para ese mes. En Egipto, la temperatura máxima alcanzó 47,6°C en Luxor en julio. En Sudáfrica se registraron 48,4°C en Vredendal en octubre.

Por otro lado, la sequía continúo resecando, como desde hace años, el noreste de Brasil y el oeste de América del Norte, provocando una temporada de incendios forestales sin precedentes en Alaska. En Centroamérica, el Caribe y el África meridional también hubo déficit de lluvias (agravado por El Niño).

Las lluvias monzónicas del suroeste estuvieron por debajo de lo normal en la India, y la sequía en Indonesia contribuyó a que se produjeran incendios forestales extremos que afectaron a los países vecinos.

Al mismo tiempo, episodios de lluvia intensa van en aumento debido a que la atmósfera recalentada puede retener más humedad. En Malawi se produjo la inundación más grave de un mes de enero y mayo fue el mes más húmedo registrado para el territorio continental de Estados Unidos.

Cada vez se dan más casos en los que el volumen total de lluvia en 24 horas supera la media mensual habitual. En Pakistán, durante el monzón, en una estación se registraron 540 milímetros (mm) de lluvia en 24 horas, cuando la media anual normal es de 336 mm.

Olas calor sin precedentes

En la ciudad india de Chenai cayeron 500 mm de lluvia en un período de 24 horas entre el 1 y el 2 de diciembre -el peor diluvio que se recuerda- y el Reino Unido batió su récord de precipitaciones en 24 horas el 5 de diciembre, registrándose 341,4 mm de lluvia en Cumbria.

(Fuente: europapress.es)

No hay comentarios