Compartelo con Todos!

Un asteroide de aproximadamente 30 metros de diámetro pasa este sábado muy cerca de la Tierra, aunque no se sabe cómo de cerca estará. Esta clase de asteroides podría significar la destrucción total si llega a golpear nuestro Planeta.

Jeremy Wilks/euronews:
Estoy aquí con Michael Kahn de la Agencia Europea Espacial y experto en asteroides y desechos espaciales. Michael, ¿Cuál es el alcance de esta amenaza de asteroide?


Michael Kahn:
El problema con este asteroide es que no sabemos mucho al respecto. Conocemos su órbita aproximada, tiene entre 20 y 50 métros de diámetro, así que es poco probable que vaya a golpear la Tierra en marzo de este año. Viviremos la misma situación dos veces más en este siglo, pero es poco probable que algo le pase a nuestro Planeta.

Jeremy Wilks/euronews:
¿Qué pasaría si un asteroide de ese tamaño chocara con la Tierra?

Michael Kahn:
Si el asteroide tiene el diámetro que creemos, probablemente va a explotar en la atmósfera, como el que cayó en Cheliábinsk, en Rusia, hace unos años y que causó algunos daños, pero afortunadamente no hubo víctimas. El asteroide puede chocar contra la superficie de la Tierra, hacer un agujero y probablemente mucha gente perdería la vida.

Jeremy Wilks/euronews:
¿En qué medida los asteroides son una amenaza para nosotros?

Michael Kahn:
Los asteroides siempre han sido una amenaza para la Tierra. Si nos fijamos en la superficie de nuestro Planeta, esta tiene muchas marcas de impactos. Cuanto más grande sea el choque y mayor sea el daño, después la frecuencia de que vuelva a suceder se reduce. Pero si hay un gran impacto, podría haber graves consecuencias, como el fin de la civilización tal como la conocemos. Pero esto no es algo que vaya a suceder, aunque todo depende del tamaño del asteroide. Si hablamos por ejemplo de algo de un kilómetro de diámetro, las consecuencias serían globales en ese caso.

Jeremy Wilks/euronews:
¿Qué están haciendo para esto?

Michael Kahn:
Se pueden hacer dos cosas. La primera es tratar de entender la magnitud del problema y hacer un seguimiento continuo, entender al enemigo básicamente. Y lo segundo es el rastreo del asteroide. Tenemos telescopios vigilando el cielo y cuando aparece algo que tiene la forma de un asteroide y que está en movimiento, los datos de todos nuestros equipos se recuperan y se pasan a una base de datos que se va actualizando. Esto nos permíte seguir la ruta del asteroide e incluso saber en dónde estará en un siglo. Pero estamos aún limitados para poder ver aquellos de talla más reducida. No son visibles cuando son obscuros y pequeños o cuando vienen en dirección del sol, como es el caso del asteroide del que hablamos. Si no los podemos ver, siempre habrá un riesgo que no se puede reducir.

Jeremy Wilks/euronews:
Sí, así sucedió con el asteroide que cayó en Cheliábinsk. Este venía en dirección del sol y no lo vimos. ¿Qué se puede hacer con esto?

Michael Kahn:
Realmente es algo incierto y probablemente no podremos hacer nada por un tiempo. Seguramente en unos 50 años habrá una solución.

Jeremy Wilks/euronews:
¿Y cuál sería la solución?

Michael Kahn:
Puede ser que tengamos telescopios situados en la órbita alrededor del sol, en diferentes posiciones y que serían aptos para este tipo de observación. Así tendríamos diferentes telescopios buscando asteroides en la misma región del cielo, o podríamos tener también un radar buscándolos en el espacio interplanetario e incluso detectando objetos aún más pequeños de10 metros de diámetro o menos.

1 Comentario

Comments are closed.