Compartelo con Todos!

El doctor alemán Jan Ihan Kizilan encabeza una organización de apoyo a las jóvenes esclavas sexuales del Estado Islámico. Sus declaraciones son estremecedoras, porque se atreve a contar los horrores a los que son sometidas niñas de la minoría yazidí por los brutales terroristas de ISIS.

Su proyecto contiene a más de 1.100 niñas y mujeres de esta minoría, presa fácil del grupo yhadista en Irak y Siria.

“Han pasado por un infierno”, cuenta el doctor, conmovido. Su fundación lleva a Alemania, desde abril pasado, a las víctimas traumatizadas, y un último grupo ha llegado a territorio europeo a principios de este mes.

En la entrevista, difundida por el Daily Mail, Kizilan se estremeció al recordar el caso de una chica que había conocido en un campo de refugiados en agosto pasado, que sufrió quemaduras en más del 80 por ciento del cuerpo. “No tenía ni nariz, ni orejas”, contó pero afrmó que más le sorprendió el porqué de sus heridas. Según detalló, los yihadistas la habían secuestrado junto a su hermana, las violaron y las torturaron antes de que pudieran escaparse.

Una noche, mientras dormían en su carpa del campo de refugiados, la niña soñó que un yihadista estaba esperándola. En pánico, se roció gasolina con la esperanza de quedar tan fea que el yihadista no quisiera violarla.

UNA MENOR FUE VENDIDA 8 VECES DURANTE LOS 10 MESES QUE PERMANECIÓ CAUTIVA DE ISIS


La pequeña sobrevivió gracias a las más de 12 intervenciones quirúrgicas que le hicieron en Alemania, y aún necesita más cirugías.

El doctor también detalló el caso de otra pequeña, una de tan solo 8 años. La menor fue vendida 8 veces durante los 10 meses que permaneció cautiva por ISIS. “Los yihadistas la violaron cientos de veces”, contó. Según Kizilan, éste es otro de los testimonios que jamás podrá sacar de su mente.
Kizilhan explicó que las mujeres que lograron escapar de ISIS se encontraron de nuevo en sus comunidades profundamente conservadores en el norte de Irak con poco o ningún acceso a la ayuda psicológica para trabajar para superar los horrores que habían experimentado.

Como yazidíes, que siguen una fe única despreciada por ISIS, las mujeres violadas son vistas por muchos en su comunidad como una fuente de deshonra.

No hay comentarios