Compartelo con Todos!

Las víctimas de abuso sexual de la Iglesia en México no tendrán su deseada reunión con el papa Francisco, pese a que fuentes eclesiásticas de ese país les habían asegurado que el Pontifice mantendría un encuentro con ellas tal como lo hizo en su visita a Estados Unidos el año pasado.

“Lo que hay que hacer es callar porque lo que han hecho aquí es proteger y encubrir”, señaló descepcionada la madre de un joven violado por el sacerdote Eduardo Córdova, uno de los mayores depredadores sexuales de la Iglesia en México.

Según reporta el diario español El País, el desaire de Francisco fue mal recibido en San Luis Potosí, a 350 kilómetros de la Ciudad de México. La capital del Estado de 2.4 millones de habitantes sufrió las vejaciones del padre Córdova. En abril de 2004, la madre de una de sus víctimas mandó una carta al arzobispo Luis Morales. “Mi hijo fue violado en su persona, en su vida, en su respeto, en su integridad y sobre todo, en su fe”, escribió la mujer. A esa carta siguieron otras más, de distintos afectados, hasta noviembre de 2006. El arzobispo respondió que la información había sido enviada a Roma el 29 de junio de 2004 para pedir “indicaciones a seguir en el caso”.

Hasta hoy están documentadas 19 víctimas de abuso de Eduardo Córdova entre el año 2000 y 2004, cuando fue párroco de Nuestra Señora de la Anunciación, una iglesia ubicada en la colonia El Paseo, en el centro de la capital potosina.

“Probablemente haya más víctimas, pero muchos de los delitos que cometió han proscrito gracias al encubrimiento eclesiástico”, asegura Martín Faz, representante legal de las víctimas de El Paseo. El escándalo se mantuvo en secreto hasta que estalló en 2014, cuando se exhibió a Córdova, que fue apoderado legal de la Archidiócesis durante 22 años.

A inicios de 2016, Faz pidió en una carta dirigida al arzobispo Cabrero de San Luis Potosí y a la Comisión de justicia y atención a las víctimas de pederastia clerical se encargaran de tramitar un encuentro con el papa Francisco durante su visita. “Esta comisión nunca entró en contacto con las víctimas, no nos buscaron. Es una nueva decepción”, señala el abogado.

“La pederastia clerical sigue vigente en el mundo con Francisco”, dice el exsacerdote Alberto Athié, uno de los primeros en denunciar los abusos sexuales de Marcial Maciel, fundador de la poderosa Legión de Cristo. “El papa es muy hábil con las palabras y los gestos, pero los cambios de fondo y las decisiones no llegan y no veo que vayan a llegar”, agrega.

Eduardo Córdova, hoy, es un fugitivo de la Justicia.

Fuente: MSN

No hay comentarios